1 JULIO

¿Cómo se llega a ser sastre?

botones

Como en cualquier oficio, para comenzar a aprenderlo, se debe conocer desde el más mínimo detalle y entender no sólo el oficio en sí, sino todo lo que lo rodea. En el caso específico de la sastrería, es importante que el aprendiz de sastre entienda qué es lo principal de este oficio: satisfacer al cliente, entender qué es lo que quiere y desarrollar la capacidad de poder dárselo.

En la sastrería existen dos vertientes: aquellos que se dedican a elaborar trajes y aquellos que se dedican a la ropa de mujer, llamados coloquialmente modistos. En cualquier caso, para llegar a alguna de esas dos cosas, los aprendices deben de pasar por ciertas etapas, que son obligatorias para cualquiera que pretenda ser un profesional.

En muchas sastrerías, los aprendices comienzan haciendo el aseo, poniendo especial atención a los baños, los cuales deben quedar muy limpios. Una vez que han logrado realizar esas tareas de manera correcta, comenzarán a encargarse de hacer mandados para el sastre. Será hasta que dominen esas actividades cuando podrán comenzar a conocer las herramientas de la sastrería, como los hilos, tijeras, agujas, cinta métrica y escuadra. Si son capaces de seguir sus instrucciones y dar lo que se espera de ellos, entonces pueden comenzar su aprendizaje para que en algún momento se conviertan en maestros sastres. Al terminar esas tres etapas, el aprendiz se convertirá en ayudante y podrá comenzar a realizar tareas propias de la sastrería.

Primero que nada, el aprendiz se formará en la realización de composturas. Es decir, en ocasiones descoserá piezas ya hechas para que entienda cómo están elaboradas, también se dedicará a ajustar las prendas ya elaboradas para que queden como el cliente lo desea o, hará arreglos. En términos generales, se ocupará de meterle a los costados de un saco para achicarlo, a hacer el largo de las mangas, a angostar las piernas de un pantalón, a cambiar cierres o, inclusive, a ajustar la toma de medidas que hizo el sastre.

Una vez que ha dominado las composturas, procederá a aprender a hacer chalecos, pantalones, faldas y vestidos. No será hasta que el ayudante maneje sin errores estas técnicas, que tendrá la oportunidad de aprender a hacer sacos, que es la última parte del aprendizaje del sastre. Existen 4 tipos de sacos: saco clásico, frac, jacket y smoking. Desde el momento en el que el aprendiz se convierte en ayudante, hasta el momento en el que domina la hechura de sacos, pasan 3 años. El ayudante necesitará otros 3 años para llegar a ser un maestro, en los cuales practicará el corte y el diseño. Un Maestro Sastre conoce y sabe elaborar todas esas piezas, sin embargo, hay ayudantes que se especializan en la elaboración de una sola pieza y trabajan dentro del equipo de un maestro sastre.

Esto significa que, en una sastrería establecida, las prendas que le son encargadas no son elaboradas por una sola persona. Sería imposible que el maestro sastre se encargara de todo. Es por esto que su labor principal es tratar con los clientes, saber qué es lo que quieren, tomarles medidas y diseñar su traje. Él será el que les transmita a los especialistas artesanos qué es lo que deben de realizar. Igualmente, él les proporciona todo el material que puedan necesitar para la elaboración de lo que les corresponde. Estos especialistas generalmente trabajan en su casa y sólo acuden a la sastrería por el encargo. Lo cual no quiere decir que el maestro sastre no trabaje de cerca con ellos para que el resultado final sea exactamente lo que el cliente pidió.

Sastre